"Una nota"



Una mañana de mayo, Ramona se encontró en su casa, un sobre con una nota de su marido.

"𝒞𝒶𝓇𝒾𝓃̃ℴ. 𝒮𝒾 𝓁ℯℯ𝓈 ℯ𝓈𝓉𝒶 𝓃ℴ𝓉𝒶, ℯ𝓈 𝓆𝓊ℯ 𝓎ℴ 𝓎𝒶 𝓃ℴ ℯ𝓈𝓉ℴ𝓎 𝒸ℴ𝓃𝓉𝒾ℊℴ ".

La letra eran casi ininteligible y el papel estaba amarillo por el paso del tiempo.

A Ramona se le congeló el alma...

- ¿Luis? - preguntó en voz alta -¿Luis?

Pero Luis no respondió.

Ramona estaba muy preocupada, así que fue a buscar a su marido al dormitorio, ya que este fue el último sitio que lo vio.

Pero antes de llegar, sonó el timbre de la puerta.

Ramona fue a abrir.

Una señora con canas y mirada perdida estaba al otro lado de la puerta.

- Mamá ... - le dijo - ¿Se puede saber por qué no me coges el teléfono?

Ramona se rió.

"Que tontería. Pues no me ha llamado mamá... Si yo todavía no tengo hijos"... Pensó.

Ramona dejó pasar a la mujer al salón.

Y escuchó un buen rato sus desvaríos.

Decía que era su hija pequeña. Que hacía años que Luis ya no estaba con ellas. Que era la hora de la medicina y de salir un ratito a pasear. Que todos los días la misma historia...

En fin. Un despropósito.

Decidió dejar que terminara de hablar.

La pobre señora, seguramente tenía algún tipo de demencia y ante todo ella era amable con gente así. 

Ramona sabía bien lo que era eso.

Su propio padre un día, dejó de vivir en la realidad y solo conocía a su mujer y a su perro.

Así que Ramona fue condescendiente con Rosario.

Cuando se cansó, la invitó a irse.

Pero Rosario no se iba.

Ramona estaba empezando a impacientarse y la señora de pelo cano se dio cuenta.

Así que se marchó.

Ramona fue al dormitorio a contarle a Luis lo que había pasado.

- Luis - gritó - no te vas a creer lo que ha pasado.

Pero Luis no estaba.

Su ropa estaba doblada encima del lado de su cama.

Todo era muy raro.

Ramona suspiró y se aventuró a ir a un espejo.

"¿Y si...?", Pensó.

Ramona, mientras se dirigía al cuarto de baño, apretó con fuerza la nota de Luis, deseando que fuera un nuevo trend inventado por él.

Encendió la luz, cerró los ojos y se puso delante del espejo...


(Carolina Sánchez Molero)

#relatocorto #relato #cuento

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un día lluvioso

No importa el paso del tiempo

EL HOMBRE SIN MÁSCARAS