Entradas

Mostrando entradas de junio, 2022

Todo el mundo miente

Imagen
Como un ratón atrapado Así me encontraba yo. Con la mirada puesta en todos lados y en estado de alerta Lo había vuelto a hacer. Me había vuelto a enredar en mentira "Para sobrevivir hay que mentir", escuchaba a cada paso. "Primero engaña, luego ya contarás la verdad si es necesario En mi cabeza, un cúmulo de pensamientos interfería en lo que realmente deseaba hace "Eres un inútil. Asi como quieres tener éxito. Espabila".. Y me convertía de nuevo en mi propio verdug Mis acciones no eran de verdad quién era. Quién so Nunca me gustó mentir. Desde niño contaba toda la verdad... A veces me causaba daño o se lo causaba a los demás, y era horrible. Por eso decidí hacer caso a los consejos. "Miente. Estarás más tranquilo. Nunca hay que decir toda la verdad Pero se equivocaba Desde que me inventé a mi mismo ya no soy feliz. Y la incomodidad me persigue donde vo Engaño, miento cada día. Cada hora. Cada minuto y cada segundo Pero no puedo decir que soy un mentiroso.

"Ponte en mi lugar"

Imagen
Esta tarde rebuscando entre las fotos viejas de mamá, he encontrado una en la que sale mi abuelo Juan. Yo no llegué a conocerlo y sin embargo, siempre ha formado parte de mi vida.  Cuándo yo nací, él ya llevaba en el otro lado, unos cinco años. Ni siquiera mi hermano Pedro, que es mayor que yo ocho años, recuerda al abuelo. Aunque muchas veces presume de que lo conoció. Y pone en su boca, palabras y la memoria de mamá o de la abuela: “Éramos inseparables. Uña y carne…”. Pero no nos ha hecho falta verlo en vida para conocer cada detalle de él… O eso creía yo. Hasta que he visto la fotografía. Mamá siempre me dijo que ella había sido adoptada… Que los abuelos no podían tener hijos y que por eso, tanto ella como el tito Gregorio, fueron adoptados cuándo tenían un año. Detrás de la antigua foto, pone: “De cuando fui Juana. Recordar el pasado para vivir el presente. Firmado: Juan. Enero de 1949.”… En la imagen se ve una niña de unos diez años, con pelo largo y trenzas. Lleva un vestido cort

"Los vampiros existen”

Imagen
  Los vampiros existen. Sé que no te lo crees, porque nunca has creído ver uno… Pero existen. Te lo prometo. Yo, sin ir más lejos, soy uno. Vivo muy cerca de ti y lo más gracioso es que ni si quiera te has dado cuenta que no me reflejo en los espejos (ni en las cámaras de los móviles). Soy un vampiro del siglo veintiuno. Algo especial, ya que no camino. Ni vuelo … Sí. Ya sé que los vampiros mitológicos no enferman. Es una creencia errónea, que ha perpetuado el cine y la literatura. Mi silla de ruedas lo confirma. Esta mañana he recibido una gran noticia de un compañero de trabajo. Porque sí… Trabajo. Que los vampiros tenemos necesidades que cubrir y la tecnología de este siglo, no la paga la sangre. Ramón no entiende muy bien mi idioma, pero somos buenos amigos. Desde que se cayó un camión de gran tonelaje sobre mis piernas, siempre ha sido mis manos. El pobre no sabe aún que soy un vampiro. Y mira que nos hemos hecho fotos juntos. Pero siempre se cree la misma mentira… Mi móvil está

"La sombra"

Imagen
Otra vez he tenido insomnio esta noche. Desde que aquella extraña figura se presentó en mi habitación, ya no descanso. Durante el día todo me parece irreal. Por la calle ando como en una nube y todos los que pasan cerca de mí, parece que no me ven. A trompicones camino evitando sillitas de bebé, pisotones y paraguas gigantes en los días de lluvia. Si por lo menos pudiera dormir un poco. Aunque solo fuera unos minutos… Pero ni siquiera cuando creo que duermo, soy capaz de descansar. La sombra alta y gris aparece en todas mis pesadillas. Se me acerca sigilosa e intenta cogerme. Y muchas veces lo consigue. Siento el peso de su cuerpo en el mío. Y me corta la respiración. Y el sueño… Despierto con esfuerzo en un mar de sudor y lágrimas, sin entender muy bien el porqué de todo lo ocurrido. Ruego que me deje en paz, pero la figura se acerca demasiado a los pies de mi cama. Y no. No me hace caso. No desaparece cuando se lo pido. Continúa allí de pie, sin movimiento perceptible. No le veo la c

"Miedo o amor"

Imagen
  Ese hombre caminaba por la calle medio curvado, y mirando siempre al suelo. Vivía en su burbuja particular y nunca miraba al frente. Sin duda pensaba que no era lo suficientemente importante para levantar la cabeza. A pesar de todo, nunca caminaba solo. Siempre tenía a su lado a su mejor amiga… Dónde él iba, ella siempre le seguía, pasara lo que pasara. Sin embargo, aquella mañana fue diferente. Su amiga lo dejó solo. Había llegado su momento y se había escabullido entre las calles empedradas y dispares de su ciudad. Él no se dio cuenta al principio de que ya no estaba acompañado. Continuaba mirando al suelo y todo su mundo se centraba en la baldosa siguiente. Un ruido de sirenas le hizo percatarse de la situación. Ella ya no estaba y él comenzó a tener miedo. “Vaya tontería”, pensó, “Si nunca he tenido miedo a estar solo”. Así que decidió dejar pasar esos sentimientos que le paralizaban y buscar a su amiga por todas las calles. Gritaba su nombre sin descanso y sin éxito, cuando una

"Es la hora"

Imagen
Era un día como cualquier otro. Javier había estado corriendo por el paseo marítimo desde bien temprano y ahora descansaba en la cálida arena de la playa. Se quedó observando de modo hipnótico el horizonte, cuando un potente haz de luz iluminó el mar desde dentro. De entre las aguas comenzó a surgir una gran estructura ovalada. Javier se quedó paralizado. No podía mover ni un músculo de su cuerpo. Aún era demasiado pronto y era el único en aquella playa solitaria.  Entonces lo vio. Una silueta alta, esbelta y oscura estaba cada vez más cerca de él. Sintió pánico. Si Javier hubiera tenido redes sociales, seguramente no habría cometido la locura de salir a correr aquella madrugada. Pero no tenía ni idea de lo que se avecinaba. La sombra se sentó a su lado y comenzó a hablarle en susurros ininteligibles. Javier cayó en un profundo sueño. Cuando despertó estaba rodeado de criaturas con aspecto marino. Algunos seres eran deformes y otros parecían mitad humanos, mitad peces. No entendía nada