"Soy lo que fui y soy lo que soy"




Pues eso... Hace tiempo fui. Ahora soy.


Con opción a cambio, claro.

Porque si no cambias quizás te conviertas en una patata o en una piedra... Pero incluso ellas cambian... 

El paso del tiempo tendría que hacernos cambiar. Siempre...

Soy una persona. O eso imagino.

Aunque muchas veces puedo ser árbol o gato o lluvia.

Una vez fui niña. O tal vez algunas veces más... Y niño. Y hombre. Y también mujer. O eso me dijeron que tenía que ser...

Pero sobre todo he sido persona.

Los estereotipos me han hastiado siempre. 

Vivo y respiro. Por ese orden.

Siento todo en mi piel y en mi cuerpo antes de respirar.

A veces, me sumerjo en el agua y soy pez (o sirena). Y dejo de respirar.

Pero pronto asomo mi cabeza y creo que vuelvo a ser persona.

Cuando uno es pequeño, no diferencia los colores. Ni las formas. Lo políticamente correcto no importa. Ni los estereotipos...

Pero llega la socialización y te da un puñetazo ... Y te dice. 

Tú eres un pez. O un árbol. O un niño. O una niña... Y te lo tienes que creer y actuar como te dicen que lo hacen los que son como tú.

Pero tú ese día no quieres ser un pez. Quieres ser una mariposa de colores.

Y cierras los ojos y vuelas.

Y terminas cerca de una catarata de agua limpia y te transformas en aire. Limpio. Fresco. 

Sin socialización.

Sin estereotipos.

Sin máscaras.

Sin barreras.

Todo se hace posible.

Porque todo es posible.


Pues eso ...

Soy lo que fui y soy lo que soy.


(Carolina Sánchez Molero)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un día lluvioso

No importa el paso del tiempo

EL HOMBRE SIN MÁSCARAS